Reuniones Científicas en el MARQ

Algunas consideraciones en torno al entramado viario tardoantiguo de Lucus Augusti (Lugo)

07 Nov 2018
12:15 - 12:45
Marq
Decumanus maximus

Algunas consideraciones en torno al entramado viario tardoantiguo de Lucus Augusti (Lugo)

En las postrimerías del siglo III d.C., Lucus Augusti, la otrora espléndida y abierta ciudad, a la sazón, la más importante estratégicamente hablando, del Finisterre ibérico, devendrá en una ciudad fortificada, motivada por los profundos y trascendentales cambios que se están a producir en el imperio en estas convulsas datas. La construcción de una robusta y monumental muralla de poco más de dos kilómetros de perímetro, resultará hasta cierto punto traumática, ya que introducirá importantes cambios en la fisonomía de la ciudad derivados de la nueva traza impuesta por este bastión defensivo; dejando de lado amplias zonas edificadas al S/SO de la urbe y ganando, por el contrario, una estrecha franja situada a septentrión, antes no incluida en el ámbito urbano.

La integración de los nuevos espacios se hace sin grandes estridencias con respecto a la traza anterior, adaptándose, de forma genérica, al esquema alto-imperial, pero sin que por eso dejasen de producirse algunas transformaciones en el mismo. Los cambios se producen principalmente en el ámbito de las infraestructuras públicas, con la desaparición o en su defecto, reducción del ancho de algunas calles y su recrecimiento, la anexión de los espacios porticados por parte de las edificaciones privadas y, fundamentalmente, por la construcción de una nueva red de saneamiento en forma de cloacas abovedadas que, ahora si, discurren bajo el eje de los decumani. La ejecución de esta obra, con el consiguiente programa de reformas en la red viaria que eso implica, y en unas fechas tan tardías, cuando paradójicamente la mayoría de los principales colectores de las ciudades están en fase de abandono, denota la vitalidad económica de la ciudad en estos lustros.

El último episodio en el devenir histórico de la urbe romana se produce en el transcurso de la quinta y sexta centurias, con la paulatina desarticulación de la traza romana. A pesar de la escasez de evidencias materiales para definir la realidad urbana de esta etapa, se observa una sensible transformación en lo que a la concepción y funcionalidad del espacio urbano se refiere, con la destrucción  de algunos edificios o la ocupación del viario público, donde los cambios son evidentes. Así acontece, por ejemplo, con el kardo maximus, en la zona aledaña al foro de la ciudad, cuyo espacio es amortizado completamente por una construcción que, aunque de datación imprecisa, podría identificarse con un edificio de culto probablemente cristiano, con el cual cabría relacionar el hallazgo de dos sepulturas.

Fotografía: Decumanus Maximus. Proporcionado por Enrique González Fernández