Reuniones Científicas en el MARQ

La alfarería tardomedieval del Durdur (Aspe, Alicante): un repertorio cerámico en la transición hacia la modernidad (ss. XV-XVI)

08 Nov 2019
13:20-13:40
Salón de actos del MARQ

La alfarería tardomedieval del Durdur (Aspe, Alicante): un repertorio cerámico en la transición hacia la modernidad (ss. XV-XVI)

Entre los meses de marzo y junio de 2017 se descubrió y excavó de urgencia en el marco de una actuación de arqueología urbana una pequeña parte del yacimiento bajomedieval del Durdur, ubicado junto al río Tarafa, en el casco antiguo de Aspe (Alicante). La actuación exhumó parte de una vivienda de grandes dimensiones abierta a un patio, con varias estancias originalmente levantadas con muros de tapial y mampostería —algunas pavimentadas con baldosas de barro cocido decoradas— y cubiertas de teja curva. Adosado a este espacio doméstico se pudo documentar la presencia de un taller alfarero mudéjar de cierta entidad, con dos hornos de parrilla, uno de grandes dimensiones y planta rectangular y otro de planta circular, y junto a ellos varios pequeños hornillos dispuestos en batería que pudieron estar destinados a la reducción de metales y la elaboración de fritas. El repertorio material del yacimiento apunta a un contexto cronológico bajomedieval que se iniciaría en el segundo tercio del siglo XV y se prolongaría hasta finales del siglo XVI o principios del XVII, cuando tras la expulsión de los moriscos el lugar quedaría despoblado. Sorprende la cantidad y variedad de formas cerámicas exhumadas, incluyendo piezas casi completas: platos, escudillas y cuencos de lozas vidriadas valencianas, murcianas y catalanas; importaciones italianas (Montelupo, Beretino, jaspeadas de Pisa); lebrillos, morteros, cántaros, jarritas y copas —muchas decoradas con motivos pintados en manganeso de tradición islámica—; o cerámicas de uso arquitectónico y complementario (ladrillos y baldosas decoradas, tejas, atanores, arcaduces…). La aparición junto a los hornos de balsas para la decantación de arcilla, atifles, sellos, placas para el transporte de piezas o restos de fritas confirman la existencia de un centro productor de cerámica común y vidriada en una comarca y un periodo para los que no existen alfares localizados hasta el momento.