Reuniones Científicas en el MARQ

Fernando Quesada Sanz

Universidad Autónoma de Madrid

Fernando Quesada Sanz

Universidad Autónoma de Madrid
fernando.quesada@uam.es

Biography

Hacia un estudio monográfico de la necrópolis ibérica de Cabecico del Tesoro (s. V-I a. C.): Estado de la cuestión y perspectivas de futuro

José Fenoll Cascales
MARQ y Universidad de Murcia

Fernando Quesada Sanz
Universidad Autónoma de Madrid

José Miguel García Cano
Universidad de Murcia

 

La necrópolis ibérica de El Cabecico del Tesoro se ubica en las estribaciones septentrionales de la Sierra de Carrascoy. No obstante, el yacimiento se integra en un conjunto arqueológico con facies ibéricas al que se añaden el santuario de La Luz (Comino, 2016) y el poblado de Santa Catalina del Monte, este último pobremente conocido debido a su prematura desaparición. Su cronología abarca desde finales del siglo V a.C. hasta principios del siglo I a.C.

En concreto, Cabecico del Tesoro se trata de la necrópolis ibérica más grande conocida hasta el momento, contando en la actualidad con más de 600 tumbas documentadas. Sin embargo, la importancia de la misma no radica únicamente en su extensión, sino también en la calidad de los materiales recuperados, la amplitud cronológica que posibilita una visión diacrónica imposible de conseguir en otras necrópolis de la Región y el gran volumen documental conservado sobre sus actuaciones. No obstante, la citada importancia no ha llevado aparejada una publicación monográfica de estos ítems y su contexto, por lo que el conocimiento que se tiene de ella es disperso y poco profundo. Esto fue debido principalmente al delicado periodo histórico en el que se desarrollaron las primeras actuaciones entre 1935 y 1955. Con posterioridad y ya en la década de 1990, José Miguel García Cano emprendió una serie de campañas que contribuyeron a definir el límite occidental de la necrópolis. En estas actuaciones se recuperaron las tumbas comprendidas entre la 594 a la 609.

Muchos han sido los trabajos que han abordado parcialmente el estudio materiales procedentes de esta célere necrópolis ibérica, algunos gozan aún de plena vigencia y entre ellos que merece la pena destacar el estudio de las armas realizado por Quesada o el de cerámica griega acometido por García Cano. También hay materiales que fueron estudiados en su momento, pero que a día de hoy siguen inéditos como el estudio de la cerámica ibérica pintada o los ungüentarios. Algunos de estos trabajos se encuentran hoy superados y sería necesario acometer un reestudio de ellos, tal y como apuntó en su día Quesada, entre ellos el caso de la escultura. Además, son estudios de conjuntos cerrados en los que se atiende más a las piezas y su tipología que a sus contextos, por lo que resultan ser incompletos.

En los últimos años Fernando Quesada, ha liderado una investigación que ha logrado dos hitos fundamentales para la recuperación de Cabecico del Tesoro y el desarrollo de este trabajo. En primer lugar, la realización de dos sistemas de Bases de Datos interrelacionales, una con las “Sepulturas” y otra con los “Objeto de ajuar”. La primera alcanza los 600 registros, mientras que la segunda se eleva hasta los 2759. Cada una de las entradas recoge datos acerca de la tumba, su cronología, objetos de su ajuar, unidades de riqueza, bibliografía, dibujos o fotografías. En segundo lugar, el trabajo de colaboración del Dr. Quesada con Lanz, dio como resultado una primera reconstrucción planimétrica en que se integraban las 112 sepulturas recuperadas en la campaña de 1935. Este estudio espacial pionero comenzó a arrojar nuevos e interesantes datos sobre la posible ordenación de la necrópolis, como la tendencia al enterramiento en torno a las tumbas más ricas, pero por desgracia no ha encontrado continuidad.

Partiendo de estas consideraciones, se plantea la redacción de un trabajo con el objetivo principal de estudiar monográficamente las tumbas y los ajuares en su contexto y no por grupos de materiales o piezas notables, como se ha hecho hasta ahora. Esto permitirá conocer la función y uso que tiene los objetos no solo ante la vida sino también ante la muerte.